Flores que prefieren abrirse sobre aguas oscuras, Sonia Scarabelli

¿Será cierto
que hay flores que prefieren
abrirse sobre aguas oscuras,
serán ciertos
los fugitivos actos de memoria
que descubren,
apenas entrevisto,
el amoroso borde
de una forma completa?

Cuando del denso espejo,
de la superficie azogada
que prospera
en toda vida,
emerge un ciego
resplandor de plata

¿qué pez será
moviéndose en lo hondo
el que así vuelve?

¿Qué nota breve
ofrecida por el relámpago,
sesgo
de otra inaudible
pero más vasta música?

¿Rémora en leviatán
o apenas dócil
cardumen ondulando
en danza
bajo el sueño?

¿Hacia qué móvil mar,
hacia qué mayor
misterio quieren ir
de ese modo tan frágil,
si es cierto


que hay flores que prefieren
abrirse sobre aguas oscuras?

El gato cosido, Roberto Arlt

Me acuerdo. La vieja Pepa Mondelli vivía en el pueblo Las Perdices. Era tía de mis cuñados, los hijos de Alfonso Mondelli, el terrible don Alfonso, que azotaba a su mujer, María Palombi, en el salón de su negocio de ramos generales. Reventó, no puede decirse otra cosa,

Desmaterialización de la catedral, Clarice Lispector

DESMATERIALIZACIÓN DE LA CATEDRAL

Todos los domingos por la noche (creo que sábado por la noche también) encendían lo que me parecían millares de lámparas alrededor del contorno de la Catedral, gótica, dura, pura. Lo que entonces ocurría era que, a la distancia, todo lo que era piedra rugosa se transformaba en lúcido dibujo de luz. Ésta desmaterializaba lo compacto. Y por más que la vista alerta quisiera seguir divisando el impacto de una pared, sentía que la traspasaba. Alcanzando no lo otro de la transparencia, sino la propia transparencia. Parecía la transparencia de lo que se imagina debe de ser una noche de Navidad.

Plegaria por un sacerdote, Clarice Lispector

16 de septiembre
PLEGARIA POR UN SACERDOTE

Una noche balbuceé una plegaria por un sacerdote que tiene miedo de morir y tiene vergüenza de tener miedo. Le dije un poco a Dios, con algún pudor: alivia el alma del Padre X…, haz que sienta Tu mano en la suya, haz que sienta que la muerte no existe porque en verdad ya estamos en la eternidad, haz que sienta que amar es no morir, que la entrega de sí mismo no significa la muerte, haz que sienta una alegría modesta y diaria, haz que no Te indague demasiado, porque la respuesta sería tan misteriosa como la pregunta, haz que se acuerde de que tampoco hay explicación de por qué un hijo quiere el beso de su madre y aun así lo quiere y aun así el beso es perfecto; haz que reciba el mundo sin miedo, pues fuimos creados para este mundo incomprensible y nosotros mismos también somos incomprensibles, entonces hay una conexión entre este misterio del mundo y el nuestro, pero esta conexión no es clara para nosotros cuando queremos entenderla; bendícelo para que viva con alegría el pan que come, el sueño que duerme, haz que tenga caridad por sí mismo, pues si no, no podrá sentir que Dios lo amó, haz que pierda el pudor de desear que en la hora de su muerte tenga una mano humana para apretar la suya, amén. (Padre X… me había pedido que yo rezara por él).